Archivo

Posts Tagged ‘Foucault’

Artículo (pdf): P. López Álvarez, “Biopolítica, liberalismo y neoliberalismo: acción política y gestión de la vida en el último Foucault”

08/07/2013 1 comentario

Artículo de Pablo López Álvarez sobre el último Foucault y sus análisis sobre el neoliberalismo en el marco de un replanteamiento de la noción de biopolítica. Se analiza las diferencias de planteamiento de las relaciones entre la política y el mercado que existen entre los modelos liberales clásicos y el pensamiento neoliberal del último tercio del siglo XX, detectándose en este último una marcada voluntad anti-intervencionista que vincula la racionalidad estatal con el surgimiento de los totalitarismos europeos. En un artículo anteriormente comentado en este blog, el autor, siguiendo a Neumann, ha proporcionado los fundamentos para entender las raices ideológicas de esa vinculación que, por lo demás, se extiende más allá de los límites del pensamiento neoliberal.

El diagrama de poder que se traza con estos elementos permite, finalmente, discutir el lugar que el Estado ocupa en las formas contemporáneas de crítica del poder, al mostrar que esta nueva racionalidad política se propone «gobernar con la máxima seguridad el mercado y los procesos vitales de la población limitando al mínimo la acción directa del Estado» (Vázquez, 2005, 80). Foucault inscribe en este punto su juicio sobre la fobia al Estado (la phobie d’État) que caracteriza a determinadas posiciones de la crítica social, que convierten en eje de su discurso político la denuncia del poder y de las acciones del Estado. El Estado aparece aquí como una suerte de universal al que se atribuye un dinamismo evolutivo constante y entre cuyas formas –Estado administrativo, Estado benefactor, Estado burocrático, Estado fascista, Estado totalitario– se aprecia una continuidad o parentesco genético.Ignorando el carácter no sustancial del Estado, que ha de pensarse más bien como resultado de la condensación, históricamente diferenciada, de redes y flujos de poder móviles y heterogéneos, la crítica general al Estado se muestra a los ojos de Foucault como una moneda inflacionaria, que acrecienta «el carácter intercambiable de los análisis» y les hace perder especificidad, otorgando una misma base a la interpretación de fenómenos sociales diferentes e incluyendo «en una misma crítica» los campos de concentración nazis y las fichas de la Seguridad Social (Foucault, 2007, 148; 220). Pero sobre todo, esta crítica general al Estado, a su carácter violento, omnipresente y polimorfo, permanece ignorante de su propia genealogía,que remite a un dispositivo ideológico específicamente neoliberal, a un momento histórico preciso –los años 1930-1945– y a una intención explícita de deslegitimar el intervencionismo y el dirigismo políticos y, en general, de «criticar al socialismo» (Foucault, 2007, 221)

Artículo (pdf): Pablo López Álvarez, Biopolítica, liberalismo y neoliberalismo: acción política y gestión de la vida en el último Foucault.
En: Sonia Arribas, Germán Cano, Javier Ugarte (coords.), Hacer vivir, dejar
morir. Biopolítica y capitalismo,
Madrid, CSIC/La Catarata, 2010, pp. 39-61.

Resumen: En «Nacimiento de la biopolítica», curso impartido en el Collège de France en 1978-1979, Michel Foucault analiza las transiciones que se producen entre los diversos modelos históricos de gubernamentalidad desde el siglo XVIII (razón de Estado, liberalismo clásico, neoliberalismo contemporáneo). El presente artículo estudia las modificaciones que estas lecciones representan para la noción de «biopolítica», que se vincula a elementos centrales de la racionalidad neoliberal de gobierno (forma empresa, teoría del capital humano, Estado mínimo, razón de mercado) y a nuevas posibilidades de acción política.

Palabras clave: Foucault, gubernamentalidad, liberalismo, neoliberalismo, biopolítica, Estado.

Artículo (pdf): J. L. Pardo, “Políticas de la intimidad. Ensayo sobre la falta de excepciones”

13/05/2010 3 comentarios

Artículo de José Luis Pardo motivado por la lectura del libro de G. Agamben Homo Sacer donde trata de polemizar con la posiciones sostenidas en ese libro, inspiradas en autores como C. Schmitt, M. Foucault o G. Bataille. Todos ellos comparten la supresión de una determinada escena en la historia de las formaciones políticas de la Modernidad, la revolución de 1789, cuya restitución trastorna del todo la argumentación. El artículo fue luego sustancialmente incorporado al texto de La regla del juego (Galaxia Gutemberg, 2004, pp. 347-366) del mismo autor.

Giorgio Agamben, en un libro recientemente vertido al castellano, ha señalado una perplejidad con respecto al libro que da comienzo a esa historia foucaultiana de la sexualidad. ¿No es sorprendente que un autor cuyo trabajo intelectual está todo él dominado por la exposición de una “lógica del encierro”, desde la Historia de la Locura hasta Vigilar y Castigar, no haya dedicado prácticamente ningún espacio a reflexionar sobre los campos de concentración? Ciertamente, Foucault nunca ha sido historiador del siglo XX, pero su falta de reflexión acerca de este “gran encierro” parece una invitación a hacer como si la segunda guerra mundial no hubiese tenido lugar y, por tanto, tampoco el fascismo. Y la sustracción de este capítulo es al menos tan sintomática como la elipsis de la Revolución Francesa. Para comprender esto último y eliminar toda ambígúedad es preciso restituir al relato los fotogramas que faltan en la secuencia (la “escena” de la Revolución Francesa y el cuadro de los totalitarismos del siglo XX), y poner en claro los motivos de coherencia interna que se esconden tras su “sustracción”. Por de pronto, es evidente que —sea o no deliberado—, el efecto (retórico o escenográfico) que la supresión precisamente de esos dos capítulos que faltan en este relato, es, en el primer caso, la difuminación de las diferencias entre el antiguo régimen y el Estado de derecho (lo que antes llamamos “el paso de la guerra a la guerra”, afirmado por la aparente identidad entre la primera y la última página de Vigilar y castigar, o por la afirmación de La voluntad de saber de que aún no se ha guillotinado al Rey) y, en el segundo, la debilitación de la distinción entre totalitarismo y democracia representativa.

Artículo: José Luis Pardo, Políticas de la intimidad. Ensayo sobre la falta de excepciones.
En: LOGOS. Anales del Seminario de Metafísica, vol. 32 (1998), pp. 145-196.

PD: aparte de la discusión con la tradición mencionada (Bataille, Foucault, Agamben, etc.), creo que sería muy interesante una confrontación de este artículo con otro de Aida Míguez recientemente reseñado aquí, llamado Comunidad y desarraigo. Aproximación al fenómeno pólis, con vistas a medir las discrepancias entre ambos.

Artículo (pdf): J. M. Navarro Cordón, “Proyecto y filosofía (a propósito del proyecto filosófico de Foucault)”

05/05/2010 2 comentarios

Artículo sobre las implicaciones que tiene el sintagma “proyecto filosófico” y en qué medida y bajo qué restricciones es aplicable al pensamiento de Michel Foucault. Navarro Cordón empieza delimitando qué quiere decir eso de “proyecto filosófico”, conectando sus rasgos con los planteamientos de la Modernidad (de Descartes a la fenomenología de Husserl, pasando por Kant y Hegel), para oponerlos posteriormente al proceder foucaultiano, posibilitando así otra posible comprensión de ese sintagma.

Nada, pues, de un poder reglado (método como conjunto de reglas) que establecen «de antemano» una «dirección determinada» que justo por ello determina a priori el modo en que debe dirigirse el espíritu (Reglas para la dirección del espíritu) en su relación con la verdad, aun cuando esas reglas vengan impuestas por la acción constituyente de un sujeto que se sabe pensamiento y razón (método como proceder interno proyectivo de una subjetividad racional pura). Nada, pues, de un método racional, que instituye «teorías totalitarias, globales» y alimenta «los discursos globalizantes» científicos, con la jerarquía y tiranía que le es tan propia. Antes al contrario, se trata de «pistas a seguir». Por lo pronto, son múltiples, diferentes, y por ello discontinuos, los caminos o pistas, transitados o a seguir. Pero además esas pistas no están trazadas y dirigidas para conducir a alguna parte, bien que acaso pudieran llevar a parte alguna. ¿Cómo no reconocer resonancias heideggerianas: Holzwege, sendas perdidas, caminos que no llevan a ninguna parte?

Artículo (pdf): Juan Manuel Navarro Cordón, Proyecto y filosofía (a propósito del proyecto filosófico de Foucault).
En: Azafea. Rev. filos., Vol. 6 (2004), pp. 49-60

Resumen: Considerando que la -idea de proyecto» -tal como se deduce de la modernidad y de la filosofía actual- ha conducido a una concepción del hombre como producción de sí, cabe recapitular la crítica de Foucault al somnoliento proyecto antropológico moderno, describiendo su planteamiento (filosofía como arqueología, diagnóstico y refutación) como filosofía crítica de la ciencia o de las condiciones en las que el hombre problematiza su entorno y su ser.

Palabras clave: proyecto, método, sentido, verdad, yo, pensamiento diagnóstico.

A %d blogueros les gusta esto: