Archivo

Posts Tagged ‘Carlos Fernández Liria’

Libro: A. Leyte (ed.), “La historia y la nada. 14 ensayos a partir del pensamiento de Felipe Martínez Marzoa”

21/02/2018 Deja un comentario

lahistoriaylanadaColección de artículos editada por Arturo Leyte a modo de homenaje a Felipe Martínez Marzoa. Se trata de una recopilación de artículos que busca ofrecer una muestra del influjo del pensamiento del homenajeado en la investigación filosófica actual. Más allá del prólogo y del epílogo del editor,  la incidencia de Marzoa se revela ambiental, más que tematizada, y los diferentes artículos componen una ejecución coral que visualiza el influjo y la fecundidad del pensamiento de ese autor. El quicio y la oposición entre Grecia y Modernidad, como no podía ser menos, constituye el eje principal del libro, así como del pensamiento de Marzoa, de forma que gran parte de los artículos exploran esa cuestión de un modo u otro. Pero entonces aparece la variedad y cada una de las aportaciones se dirige hacia un nombre u otro, hacia un texto diferente, y ese eje central entonces se dispersa y cobra su verdadero sentido hermenéutico.

Libro: Arturo Leyte (editor), La historia y la nada. 14 ensayos a partir del pensamiento de Felipe Martínez Marzoa.

En: La Oficina de Arte y Ediciones, Madrid, 2017, 297 págs.

Contraportada:

Los textos recogidos en este volumen constituyen un homenaje a la obra de Felipe Martínez Marzoa. Cada uno de ellos puede ser leído de modo independiente. Su índice, sin embargo –sin rótulos temáticos que orienten previamente su lectura– oculta un orden. Este gesto reitera el homenaje a una obra para la que la historia de la filosofía nunca fue considerada una unidad lógica ni cronológica ya constituida, sino una misma cosa caracterizada desde la interrupción y la pérdida. En este sentido, la actualidad de los textos no procede del tema ni de la época, con independencia de que se trate de Grecia o de la modernidad, sino del modo de interpretarlos.

Los textos responden también al título del libro, aunque no obligatoriamente a la pretensión que lo orienta: nombrar bajo una sola fórmula el trayecto del autor al que se rinde homenaje. La historia y la nada tendría que ser leído a partir de esa “y” que une los dos nombres; a partir precisamente del momento en que se produce su intersección completa, quizá cuando por lo tanto uno de los nombres ya sea redundante y solo quepa referirse a la historia o a la nada.

Índice:
  • Arturo Leyte: A propósito de este libro (Prólogo del editor)
  • Aida Míguez Barciela: A propósito de “Of Suicide”
  • Eulàlia Blay Montmany: El círculo
  • Anna Roense: Los asuntos de Clitemnestra
  • Lucas Díaz López: ¿Quién es el Sócrates de Platón? Una lectura de la Apología de Sócrates
  • Josu Zabaleta Imaz: Belleza y teoría en el discurso aristotélico de lo práctico
  • Guillermo Villaverde López: Consideraciones en torno a la noción de estructura y la época moderna
  • José M. García Gómez del Valle: La “tesis” de Kant sobre el ser
  • María José Callejo Hernanz: La unidad absoluta de un fenómeno
  • Paloma Martínez Matías: Hasta el umbral. Heidegger, Hölderlin y el decir del ser
  • Íñigo Galzacorta: Tomar al fin en serio la metafísica
  • Jorge Álvarez Yágüez: Democracia y nacimiento de la política
  • Carlos Fernández Liria: Modernidad y capitalismo
  • Alberto Moreiras: Distancia infrapolítica
  • Guillermo García Ureña: Vía muerta
  • Arturo Leyte: FMM: una fotografía de su obra (Epílogo)
Anuncios

Entrevista (html): “Apuntes para una discusión sobre El orden de El Capital” (L. Alegre, C. Fernández Liria, E. Maura, J. Muñoz)

18/01/2013 Deja un comentario

Eduardo Maura y Jacobo Muñoz entrevistan a Luis Alegre Zahonero y Carlos Fernández Liria a propósito de su libro de 2010 El orden de El Capital.

Nosotros hemos intentado algo muy específico: demostrar que nuestra defensa del proyecto político de la Ilustración no solo cabe en El Capital de Marx, sino que es, además, el mejor hilo conductor para entenderlo. Creo que la cosa se puede resumir un poco bruscamente así: nosotros no somos comunistas para ser comunistas, sino para ser republicanos. Somos comunistas porque nos parece que el comunismo es la única forma de poner en libertad un orden republicano, es decir, un una comunidad de ciudadanos libres, iguales, e independientes material y civilmente. Eso lo hemos defendido siempre hasta la saciedad. En El orden de El Capital , lo que hacemos es mostrar que nuestro planteamiento encaja perfectamente con el de Marx. Pero ello implica que nuestra investigación se sitúe en el mismo plano que la obra de Marx. Y creo que estaremos de acuerdo en que el planteamiento de El Capital no es un planteamiento histórico. Lo que se juega ahí son estructuras, estructuras históricas, por supuesto, pero lo que prima en Marx no es contar las historias, sino sacar a la luz las estructuras. Él mismo dice que su labor es en primer lugar analítica, echa de menos incluso los reactivos químicos para poder separar bien todo eso que en la historia está siempre mezclado e interferido. Así es que creo que nosotros nos dedicamos un poco a lo mismo.

En cuanto a eso que dices de que el capitalismo y el estado de derecho tienen demasiados vínculos históricos como para soslayarlos, hay que tener en cuenta que la tesis que más tozudamente hemos defendido es que ambas cosas son más bien enteramente incompatibles. También hemos aludido al motivo por el que históricamente aparecen tan mezclados: se trata de un espejismo de la mirada política, de una ilusión de ciudadanía perfectamente diagnosticable y que solo se sostiene por lo introducción de una ficción jurídica -que, por ejemplo, Kant rechazaría de plano-: la de otorgar la condición “ciudadana” a una población proletarizada que carece por definición del atributo básico de la ciudadanía, la independencia civil. La historia puede hacer todas las piruetas que quiera, pero lo que es incompatible es incompatible. Eso sí, es muy cierto que lo que nosotros hemos defendido podría venir acompañado de una historia bien contada del asunto. Eso es esencial: contar bien lo que pasó para poder denunciar la ficción que la historia ha consolidado en la ideología dominante. A nosotros, por ejemplo, la forma en la que Antoni Domènech o Florence Gauthier entienden la historia de la revolución francesa nos ha fascinado. Y la clave está en negar que sea cierto que lo que ahí se está jugando sea una revolución burguesa con la que saldrían triunfantes el derecho y el capitalismo como dos caras de lo mismo. No: la burguesía acaba más bien con la revolución, derrotando el derecho y dando alas al capitalismo. El éxito de la burguesía es la derrota de la Ilustración. Para ver triunfar la Ilustración habrá que esperar a una hipotética victoria del comunismo. Lo que nos hace falta no es la superación de lo moderno, la postmodernidad, ni siquiera un comunismo que venga a crear un “hombre nuevo” y una sociedad inesperada más allá de todo lo previsto. Lo que nos hace falta es más modernidad, la modernidad misma, la modernidad al fin. En suma: la modernidad que fue derrotada cuando triunfó la burguesía.

Entrevista (html): “Apuntes para una discusión sobre El orden de El Capital” (L. Alegre, C. Fernández Liria, E. Maura, J. Muñoz)
En: Pasajes. Revista de pensamiento contemporáneo.

Artículo (html): J. Brown, “Sobre naufragios y teratologías” (reseña de S. Alba Rico y C. Fernández Liria, “El naufragio del hombre”)

22/05/2012 Deja un comentario

Reseña de John Brown del libro El naufragio del hombre (Hiru, Hondarribia, 2010) de Santiago Alba Rico y Carlos Fernández Liria. John Brown expone en ella las líneas generales del texto comentado, así como las distancias que establecería una posición “anti-estatalista” y “comunista” como la suya frente a la “estatalista” y “republicana” de los autores. Un buen recurso para entrar en un debate que se repite insistentemente en la izquierda filosófica. Otras entradas que inciden sobre el particular: Artículos (PDF): polémica M. Galcerán-C. Fernández Liria & L. Alegre; Videos (online): Congreso “¿Qué es comunismo?” (28, 29, 30 de Noviembre y 1, 2, 5 de Diciembre, 2011).

Esta triple articulación de revolución, reforma y conservación plantea una serie de problemas pues se mantiene a un nivel de abstracción sumamente elevado que recaba el consenso general con demasiada facilidad. Los problemas empiezan cuando se pasa a lo concreto. En primer lugar, en cuanto se refiere a la revolución social, lo que no está nada claro es qué tipo de cambios en la propiedad se pretende introducir: ¿se trata de socializar los medios de producción, de descentralizar la propiedad de estos o de establecer formas comunistas de libre acceso universal a los bienes comunes productivos?. Las dos primeras fórmulas implican un poder estatal garante de la propiedad, la tercera excluye en general tanto el poder estatal como la propiedad. Esto hace que no sean compatibles entre sí. Se puede optar o bien por la propiedad y el Estado, o bien por los comunes y una organización comunista de la sociedad. Todo parece indicar que, en el marco de la tradición republicana que nuestros autores reivindican, la opción está muy clara: si el capitalismo es la imposibilidad de las instituciones, toda institución es en algún modo anticapitalista y coexiste mal con el reino del capital. De ahí que se reivindique el Parlamento, pero sin precisar, de nuevo qué contenido tendría. No es lo mismo, en efecto, un Parlamento en el marco de una estructura de poder representativa como el actual, que pretende representar a individuos aislados, unificándolos en los poderes del Estado que hacen de ellos un pueblo que un órgano de gobierno de deliberación y gobierno comunista sin función representativa que representa y media intereses parciales (no particulares) dentro de una sociedad que combate la escisión entre lo público y lo privado y no encierra al individuo en esta última esfera. En la primera forma, la de la democracia parlamentaria, la función de representación da lugar a una desaparición de lo representado. The King is the people, decía Hobbes. El Parlamento es el pueblo, nos dicen hoy. En ambos casos la actividad política del ciudadano termina con la elección de sus representantes. El órgano de despolitización generalizada que es el Parlamento seguiría ejerciendo la misma función en condiciones “socialistas” de producción. Sin embargo, no se vé en el texto la más mínima propuesta para modificar el carácter representativo del Parlamento, por mucho que en la historia se hayan conocido otras formas de institucionalidad democrática sumamente distintas de las que conocemos en el capitalismo. La democracia griega, en la que los cargos políticos fundamentales no se elegían (se echaban a suertes entre ciudadanos iguales) y el gobierno no pretendía representar a los individuos, tal vez nos fuera más útil si queremos realmente pensar una democracia postcapitalista. En cuanto a las demás instituciones republicanas a las que se reconoce una función técnica neutra comparable a la de una “máquina de hilar”, parece que también deben conservarse: “El Parlamento, los Tribunales, la Escuela o incluso la Policía: lo que estas cosas son bajo las condiciones capitalistas no es lo que les corresponde ser. Estas ideas no son una idea tan mala como para que tengan que ser objeto de una revolución. Probablemente bastaría con reformarlas, pues cristalizan, en realidad, auténticos progresos de la razón”.
La burguesía y las demás clases capitalistas se han equivocado, por lo tanto, y si se han dotado para ejercer su dictadura de clase de un Estado y de los demás aparatos con que reproducen su dominación, resulta que no son los buenos aparatos, porque el capitalismo es incompatible con cualquier tipo de institución. Por conversión, estos aparatos que no son los buenos aparatos para la burguesía, se convierten en óptimos marcos para la existencia política de una sociedad postcapitalista que preservaría a la vez el acervo del neolítico y el proyecto de la Ilustración. Esto es imposible afirmarlo en serio: ¿acaso el mercado no es una institución? ¿Acaso se sostendría el mercado generalizado, el mercado en el que se vende fuerza de trabajo, un solo día sin el funcionamiento de los aparatos de poder, no sólo de Estado, que los reproducen? El capitalismo tiene instituciones sólidas como rocas y que está dispuesto a defender por todos los medios. El mercado no se opone al Estado y a la atomización de los individuos que caracteriza a las relaciones mercantiles: desde Hobbes y Locke sabemos que ambos están en correlación biunívoca. El Leviatán suprime la guerra interior para reproducir el orden del mercado, la libertad de los modernos, el mercado, y esto lo sabemos desde los fisiócratas, es base segura para la dominación explícitamente despótica del Soberano.

Artículo (html): John Brown, Sobre naufragios y teratologías (reseña de S. Alba Rico y C. Fernández Liria, “El naufragio del hombre”)
Fuente: rebelion.org

Videos (online): Congreso “¿Qué es comunismo?” (28, 29, 30 de Noviembre y 1, 2, 5 de Diciembre, 2011)

26/01/2012 5 comentarios

En el blog del congreso “¿Qué es comunismo?” han subido todos los videos de las intervenciones. El congreso se celebró del 28 de noviembre al 5 de diciembre de 2011, y contó con la participación de, entre otros, Jacobo Muñoz, Pablo López Álvarez, Juan Domingo Sánchez Estop, Santiago Alba Rico, Carlos Fernández Liria, Antoni Doménech, etc. Para consultar el programa pulsad este enlace: Congreso ¿Qué es comunismo? (UCM, 28 noviembre-5 diciembre 2011)
Podéis acceder al post con todos los videos aquí: post con los videos del congreso ¿Qué es comunismo?
También podéis escoger el vídeo desde el siguiente enlace: playlist con todos los vídeos del congreso.

Libro (pdf): S. Alba Rico y C. Fernández Liria, “Dejar de pensar”

16/01/2012 1 comentario

Reedición digital (2008) del libro de Carlos Fernández Liria y Santiago Alba Rico de 1986, auténtico panfleto marxista y anti-postmoderno que es, en palabras actuales de los propios autores, “un buen recordatorio de lo que fue el estreno de la democracia en España”. Esta edición consta de una nota previa de los autores donde exponen el carácter de retrato de la intelectualidad de los 80 españoles, que sufrió lo que ellos llaman un “golpe de Estado” que dejó de lado a muchos de ellos, premiando a otros de menor valía, pero con mayor capacidad adaptativa. Esta reedición nos llega en un tiempo que también parece ser bastante malo para el movimiento obrero y la intelectualidad en general. Para muestra ver la cita subsiguiente.

En tales condiciones, no había más opción que la de un anticapitalismo radical (que exigía una reivindicación del marxismo que en esos momentos iba bastante a contracorriente) o la de una resignación postmoderna, escéptica y nihilista. Toda una legión de intelectuales que habían sido de izquierdas hasta “antes de ayer”, adoptaron entonces la vía de la postmodernidad. Y eso fue ya la gota que rebasó el vaso: todas las majaderías que hubo entonces que escuchar. Esto es lo que explica el recurso retórico un poco irritante que da lugar a Dejar de pensar. Es como si dijéramos: ¡no, basta de bobadas! Para dejar de ser de izquierdas no hace falta andar con grandes proclamas sobre el fin de la modernidad. Basta con comprender que entre el capitalismo y el anticapitalismo no hay terceras vías. O seguimos siendo anticapitalistas, o el PSOE tiene razón y lo mejor que puede hacer la clase obrera en su favor es “apretarse el cinturón”. Estamos en una situación en la que la mayor parte de los problemas humanos coinciden con las soluciones de la economía privada. Y cada vez que los seres humanos encuentran una solución, resulta ser un problema para la economía. La economía capitalista respira ya de una manera demasiado aparatosa, demasiado complicada y problemática, como para que los seres humanos vengan encima a traerle más problemas, importunándola con distorsiones y externalidades. Así pues, si ya no se trata de “cambiar de base” el sistema, es mejor reconocer la verdad de una vez por todas: el PSOE hace muy bien en defender a los obreros defendiendo a la patronal, pues es ella la que tiene la sartén por el mango. Esto no era el advenimiento de una nueva era postmoderna, era sencillamente la lógica misma del sistema capitalista, de un sistema que, de pronto, ya nadie parecía dispuesto a combatir. Así pues, los mentirosos y traidores chorizos del PSOE resultaban dar en la diana de lo que estaba pasando mejor que los intelectuales de la postmodernidad.

Libro (pdf): Santiago Alba Rico y Carlos Fernández Liria, Dejar de pensar.

Congreso ¿Qué es comunismo? (UCM, 28 noviembre-5 diciembre 2011)

24/11/2011 2 comentarios

Congreso ¿Qué es comunismo?

28, 29, 30 de noviembre y 1, 2 y 5 de Diciembre – Paraninfo de la Facultad de Filosofía UCM
Organiza: La Caverna – Asociación de Estudiantes de Filosofía

PROGRAMA

Lunes 28 de noviembre

Sesión de Mañana: Comunismo y Economía
10.00h Xabier Arrizabalo: “La economía mundial, los acuciantes límites del capitalismo y la necesidad del comunismo”
Joaquín Arriola: “El comunismo como propuesta de desarrollo”
11:30h Descanso
11.50h Debate
14.00h Fin de la sesión

Sesión de tarde: Repensar el comunismo
16.00h Jacobo Muñoz: “Repensando supuestos: el mito del desarrollo ilimitado de las fuerzas productivas”
Jaime Pastor: “Movimiento real y horizonte emancipatorio ante la nueva crisis global”
Julio Anguita
17.30h Descanso
17.50h Debate
20.00h Fin de la sesión

Martes 29 de Noviembre

Sesión de mañana: Comunismo y Libertad
10.00h Eduardo Maura: “El comunismo y las libertades de la common people”.
Carlos Fernández Liria: “¿Libertades burguesas?”
Andrés de Francisco: “El comunismo como proyecto emancipatorio”
11.30h Descanso
11.50h Debate
14.00h Fin de la Sesión

Sesión de tarde: Comunismo y la cuestión del Estado
16.00h Pablo López Álvarez
Luis Alegre Zahonero: “Comunismo y Estado. ¿Es el marxismo capaz de no dar siempre la razón a su enemigo?”
Juan Domingo Sánchez Estop: Comunismo o Estado: una disyunción muy exclusiva
17.30h Descanso
17.50h Debate
20.00h Fin de la Sesión

Miércoles 30 de Noviembre

Sesión de mañana: Procesos históricos I : Cuba
10.00 Gustavo Tristá del todo: “Actualización del modelo económico”
Carlos Penalva: “Cuba: del CAME al ALBA. La actualización del socialismo cubano en el marco del socialismo en el sXXI”
Juan Iglesia: “El socialismo en Cuba: trayectoria y peculiaridades”
11.30hs Descanso
11.50hs Debate
14.00hs Fin de la sesión

Sesión de tarde: Procesos históricos II: URSS
16.00h Fernando Hernández Sánchez: “El corto siglo soviético (1917-1989): Un balance histórico”.
Lidia Falcón: “Feminismo en la Unión Soviética”
Antonio Moscato: “El comunismo en Rusia: origines, ascenso, involuciòn, derrumbe”
Jean Salem: “¿Debemos votar? Una perspectiva comunista”
17.30h Descanso
17.50h Debate
20.00h Fin de la Sesión

Jueves 1 de diciembre

Sesión de mañana: Procesos históricos III: CHINA
10.00h Agustín Morán: “La revolución china como anomalía”
Marga Ferré: “El PPCh desde el PCCh. De la apertura al socialismo con peculiaridades chinas”
Eddy Sánchez: “Nacionalismo, socialismo y desarrollismo. Enfoques políticos y estrategias económicas en la República Popular China.”
11.30h Descanso
11.50h Debate
14.00h Fin de la sesión

Sesión de tarde: Procesos históricos IV: Experiencias comunistas sin continuidad institucional
16.00h Montserrat Galcerán: ¿Comunismo sin instituciones? Formas de intervención y control social directo”.
Miguel Romero
Juan Pedro García del Campo: “La institución de lo común”
17.30h Descanso
17.50h Debate
20.00h Fin de la sesión

Viernes 2 de diciembre

Sesión de mañana: Vías hacia el comunismo
10.00h Antoni Domenech: “Comunismos: el pantópico, el eutópico, el distópico y el atópico”.
Mario Domínguez
11.30h Descanso
11.50h Debate
14.00h Fin de la sesión

Sesión de tarde: Comunismo y la cuestión del derecho
16.00h César Rendueles: “comunismo y ética del cuidado en una sociedad compleja”
Antonio de Cabo
Santiago Alba Rico: “Comunismo, ¿una alternativa al derecho?”
17.30h Descanso
17.50h Debate
20.00h Fin de la Sesión

Lunes 5 de diciembre

Sesión de mañana: Arte y revolución
10.00 César de Vicente: “Realismo comunista y posmodernidad”
Patricia Artés
12.00h Descanso
12.20h Debate
14.30h Cierre del Congreso

Más información, ver el blog del congreso.

Videos del Congreso E.D.I.P.O. (UCM, 15-18 de marzo de 2011)

09/05/2011 3 comentarios

Los compañeros de La Caverna, por medio de su blog, han comenzado a publicar los videos del congreso E.D.I.P.O., celebrado en la Facultad de Filosofía de la UCM en colaboración con la asociación L-Mental de Psicología, los días 15-18 de marzo de 2011.
Este es el post de La Caverna.

Estos son los videos subidos hasta ahora:

Martes 15 de Marzo

Sesión de mañana: Psicoanálisis, Ilustración, Modernidad y Capitalismo
Presentación del congreso: Eduardo Chamorro Romero (25 min.)
Mariano Rodríguez: Poder y superstición y Freud como legítima defensa (25 min.)
Rodrigo Castro Orellana: Apuntes para una arqueología del psicoanálisis (26 min.)
Carlos Fernández Liria: Edipo y mayoría de edad (38 min.)
Debate: 1 (26 min.) / 2 (32 min.) / 3 (40 min.) / 4 (26 min.)

Sesión de tarde: Psicoanálisis y política
Comunicación de Laura Suárez González (23 min.)
José Miguel Marinas: Lejano como un padre: lo político después de Lacan (19 min.)
Jorge Alemán: Lacan, la política en cuestión (22 min.)
Juan Domingo Sánchez Estop: Del sujeto dividido a la lucha de clases: usos materialistas de la “no relación” en el psicoanálisis y en el marxismo (36 min.)

Miércoles 16 de marzo

Sesión de mañana: Psicoanálisis y literatura
Beatriz Botero: El héroe imaginado en “Memoria de mis putas tristes” de Gabriel García Márquez y “Cobro de Sangre”de Mario Mendoza (30 min.)
Luis Montiel: La emergencia de lo inconsciente en la literatura: de la ficción romántica al ocultismo y más allá (32 min.)
Luis Martínez-Falero: De la sintaxis del imaginario a una hermenéutica de la figuración: la imagen en la poesía contemporánea (40 min.)
Debate: 1 (35 min.) / 2 (38 min.) / 3 (19 min.)

Sesión de tarde: Psicoanálisis y sujeto moral
José Luis Villacañas Berlanga: Ética y humor (50 min.)
Luis Alegre Zahonero: Libertad y cultura en Freud: la dictadura de la razón como esperanza de reconciliación entre virtud y felicidad (44 min.)
Debate: 1 (30 min.) / 2 (33 min.) / 3 (40 min.) / 4 (10 min.)

A %d blogueros les gusta esto: