Archivo

Archive for the ‘Sugerencias’ Category

Arrancamos. Sugerencias.

26/04/2010 6 comentarios

Este blog que aquí comienza pretende actuar como recinto, como receptáculo. Discusiones, novedades, congresos, citas; en principio cualquier cosa con el matiz de filosófica cabe en esta escombrera. Por tanto, se os exhorta a contribuir y a colaborar, siempre dentro de los márgenes de la corrección y el rigor. Cualquiera que desee hacerlo, puede ponerse en contacto mediante comentarios a esta entrada o puede, si quiere, mandarme un mail a efimeroescombrera@gmail.com. Asimismo, si alguien desea colgar un enlace a algun artículo filósofico que le parezca relevante, algún video, alguna conferencia, etc., puede colgarlo aquí y prometo echarle un vistazo en cuanto pueda.

SÓC.-Tenemos tiempo, creo. Y me da la impresión, a la vez, como si en este calor las cigarras que cantan sobre nuestras cabezas dialogasen entre ellas y nos estuviesen observando. Y es que si nos viesen que a nosotros nos ocurre como a la mayoría, que no dialoga a mediodía, sino que dan cabezadas y son seducidos por ellas a causa de la pereza de su pensamiento, se reirían con justicia de nosotros, considerándonos unos esclavos que, como ovejas, han llegado a este rincón, cerca de la fuente, a echarse la siesta. Sin embargo, si nos ven dialogando y sorteándolas como a sirenas, no siendo seducidos por ellas, quizá nos otorguen complacidas el don que han recibido de los dioses para dárselo a los hombres.

FED.-Y ¿Qué es eso que han recibido? Pues no me parece haberlo escuchado antes.

SÓC.-Pues, de cierto, no es propio de varón amante de las musas el no haber oído nada de ello. Se dice que, tiempo ha, las cigarras eran hombres nacidos antes de las musas, y que, naciendo estas y surgiendo de ese modo el canto, algunos de ellos se embelesaron de placer hasta tal punto que cantaron descuidándose del beber y del comer, y con ese olvido perecieron. De ellos creció, después, el linaje de las cigarras, que tienen ese don de las musas de no precisar alimento alguno desde que nacen, sino que, sin comer ni beber, cantan hasta que perecen, y, después de esto, se dirigen donde las musas para anunciarles quién de los de aquí honra a cada una de ellas. Así pues, a Terpsícore le anuncian quién la ha honrado en los coros, haciendo que ésta le aprecie más, y a Érato quién la ha honrado en el amor, y del mismo modo a las demás, según la forma de honrar a cada una. Pero es a la anciana Calíope y a la siguiente a ella, Urania, a quienes les anuncian aquellos que se ocupan de la filosofía y honran así su música, y es que éstas, siendo de entre las musas aquellas que tienen que ver con el cielo y los decires divinos y humanos, son también las que dejan oír la voz más hermosa. Así pues, de muchas cosas se ha de hablar, en lugar de dormir, en el mediodía.

FED.-Hablemos, entonces.

Platón, Fedro, 258 e-259 d

Categorías:Sugerencias
A %d blogueros les gusta esto: