Archive

Archive for the ‘Arendt’ Category

Video (youtube): Mª. J. Callejo, “«El sentido de la política es la libertad». El concepto arendtiano de lo político entre I. Kant y C. Schmitt” (Intervención en el congreso ¿Qué libertad?)

07/03/2014 2 comentarios

Video (youtube): Discurso de Rosa Luxemburgo (“Rosa Luxemburg”, von Trotta)

22/08/2013 Deja un comentario

Artículo (pdf): T. Valladolid Bueno, “El valor de juzgar de Hannah Arendt”

04/01/2012 3 comentarios

Breve artículo de Tomás Valladolid Bueno donde se resume el punto de vista de Hannah Arendt sobre la “falta de juicio” de su época y donde se subraya la actualidad del problema, emparentado con la necesidad de restaurar espacios para la libertad y la política frente a una interpretación de la libertad que la segrega de esa esfera, remitiéndola a una anterior y más oculta.

Arendt estaba convencida de que el hombre moderno era un ser que se encontraba arrojado contra sí mismo e incapaz de orientarse en las cosas mismas (Arendt, 1964, 107–108). En realidad lo que Arendt consideraba como acontecimiento digno de tenerse en cuenta era que el hombre moderno estaba tan afectado en su capacidad de pensar, que había visto afectada otra facultad que, sin ser idéntica a la del ejercicio del pensamiento, estaba relacionada con ésta: la facultad de juzgar. La problemática consistía en que los hombres tienen el juicio en los talones, es decir, que observan y reflexionan con los pies; por lo cual, aquellos actos que requerían ser valorados en el marco del bien y del mal, de lo correcto o incorrecto, pasaban a una especie de tierra de lo neutro donde quien lleva las riendas es un tipo de movimiento político específicamente ideológico en el que la política cede su lugar a la historia, el juicio al prejuicio y la acción al proceso. Este movimiento ideológico se caracteriza, según Arendt, por la convicción de que la libertad del hombre debe ser sacrificada al desarrollo histórico. Algo decisivo en esta situación, en la que los hombres caminan con el juicio en los pies, es que la libertad no se localice ni en el hombre que actúa y que se mueve libremente ni en el espacio que surge entre los hombres, sino que se transfiera a un proceso que se realiza a espaldas del hombre que actúa, y que opera ocultamente, más allá del espacio visible de los asuntos públicos (Arendt, 1997, 72). En efecto, cuando el espacio público se convierte en flujo, cuando lo político en tensión se resuelve en mero proceso que discurre, entonces el mero discurrir puede convertirse en ajeno o extraño a los habitantes de la polis.

Artículo (pdf): Tomás Valladolid Bueno, El valor de juzgar de Hannah Arendt.
En: Claves de Razón Práctica, 218.

Entrevista (html): Con Arendt, contra Arendt. Entrevista con Seyla Benhabib

15/12/2011 1 comentario

Manuel Cruz entrevista a Seyla Benhabib, profesora de Yale y especialista en Hannah Arendt.

Después del colapso del comunismo soviético en los años ochenta e incluso antes de eso, durante las transformaciones antitotalitarias de la Europa del Este y Central, Arendt emergió como la pensadora política del momento postotalitario. Se trataba de una pensadora que puso el énfasis en la esfera pública y la libre organización de la sociedad civil, que escribió sobre la dignidad de la política, que alentó la resistencia al fascismo, la tiranía y la opresión, y no en nombre de alguna creencia ideológica, del libre mercado, del mundo libre o del capitalismo global, sino en nombre de la libertad.

Entrevista (html): Con Arendt, contra Arendt. Entrevista con Seyla Benhabib
En: letraslibres.com

Libro: J. M. Navarro Cordón & N. Sánchez Madrid (eds.), “Ética y Metafísica. Sobre el ser del deber ser”

05/12/2010 1 comentario

Libro publicado en 2010 donde se recogen varios artículos sobre la relación entre Ética y Metafísica en diferentes autores como Aristóteles, Kant, Deleuze o Focault, pasando por Gadamer, Arendt e incluso Lacan. Los artículos corren a cargo de Juan Manuel Navarro Cordón, Nuria Sánchez Madrid, Felipe Ledesma Pascal, Pilar Mancebo Pérez, Antonio Dopazo Gallego, María José Callejo Hernanz, Jacinto Rivera de Rosales, Guillermo Valverde López, Soledad García Ferrer, Felipe M. Ignacio Silvero, Carlos Fernández Liria, Luis Alegre Zahonero, Guadalupe González Diéguez, Eduardo Cañas Rello, Fernando Merodio, Jesús González Fisac y Emma Ingala Gómez.

Son, como decíamos, variados los temas, múltiples las lecturas en que se inspiran los autores de estos ensayos y aun heterogéneos sus enfoques, pero en ellos sin duda apreciará el lector una convergencia que en modo alguno es posible atribuir a la casualidad, sino que en todo caso es fruto de la colaboración continuada y aun de la consuetudinaria polémica sostenida a lo largo de años. Por ello, aunque son muchos otros los temas, las lecturas y los enfoques posibles, los que presentamos en este volumen permiten ofrecer una panorámica sobre el asunto de la dimensión ontológica de la praxis notablemente rica y sugestiva. Al menos eso nos parece, confiando en dialogar con los lectores acerca de estas cuestiones.
(p. 16; de: “Presentación”, de J. M. Navarro Cordón)

Libro: Juan Manuel Navarro Cordón & Nuria Sánchez Madrid (eds.), Ética y Metafísica. Sobre el ser del deber ser.
En: Biblioteca Nueva, Madrid, 2010.

Contraportada: Esta obra colectiva se pregunta por la relación entre Metafísica y Ética. Lo hace, ciertamente, desde un supuesto: la reflexión sobre lo fáctico no puede escamotear la falta de lo bueno, la privación de lo justo, la insatisfacción ante la precariedad y la caducidad de las cosas. Quizás ello ocurra porque ese ser racional mortal que es el hombre se resiste a considerar completa y suficiente una teoría sobre el ser de la que haya desaparecido la vara de medir que es la libertad. La libertad no se conforma con que las cosas encajen entre sí, quiere que encajen con lo que deben ser. Siempre disconforme con respecto al orden que parecen seguir por sí mismos los hechos en su decurso histórico y siempre discpliciente frente a las más provechosas componendas fácticas, persiste en ajustar lo real a patrones cuyo ser se expresa precisamente en su carácter ideal y en la radicalidad de sus exigencias. Unas exigencias que son por cierto, ellas también, muy reales exigencias categóricas de ser: como la exigencia de que sea en este mundo, por el concurso de las acciones de los hombres capaces de fundar algo firme y bueno a secas, un poco de justicia, y una distribución de la felicidad que no ofenda a la justicia. Este libro pretende someter este fenómeno del ser de la libertad, que recuerda deudas de ser en el ser, a la mirada de la teoría, probablemente rondando lo intempestivo, pero también prestando oídos a lo que estimamos más necesario para esta época que es la nuestra.

Índice:

Juan Manuel Navarro Cordón: Presentación.

Primera parte. SER, VERDAD Y BIEN

Felipe Ledesma Pascual: El tiempo, buen colaborador. En torno a Aristóteles y el poder de obrar.
1. El problema de la práxis.
2. La acción es movimiento…
…pero no es movimiento, pues ella misma es su propio fin.
3. Luego la acción es actividad…
…pero no es sin más actividad, pues está sujeta a la fortuna.
4. Luego el tiempo es buen colaborador: el poder de obrar y el hábito.

Nuria Sánchez Madrid: Areté, proaíresis y theoría. Los principios de la acción en Aristóteles.

1. El noûs y la configuración de una “segunda naturaleza” para el hombre.
2. De lo eterno en la actividad móvil: deliberación y análisis geométrico.
3. Los fracasos de la acción: el pesar y el arrepentimiento.
4. La práxis y la decisión: contemplación y divinización.

Pilar Mancebo Pérez: Amistad, diálogo y comunidad. Paradigmas de una crítica a la subjetividad en Aristóteles y Gadamer.
1. Diálogo y construcción de lo común.
2. La primacía hermenéutica de la pregunta: dialéctica y especulación.
3. La huida socrática a los lógoi: saber de lo verdadero y saber del alma.
4. Diálogo y comprensión: la amistad como crítica a la subjetividad.

Antonio Dopazo Gallego: Zenón de Elea: los retozos violentos de la metafísica.
1. Una senda detenida.
2. Dos deidades bipolares.
3. La corrupción pedagógica.
4. El lógos sincopado.
5. Ser o no ser no son la cuestión.
6. Componiendo el juego en la violencia.
Apéndice 1: Sobre los principios de las ciencias en Aristóteles.
Apéndice 2: Sobre la refutación aristotélica de las aporías.

Segunda parte. SOBRE SER Y DEBER SER

María José Callejo Hernanz: Matemática y Moral. Propuesta de un punto de partida para el examen del “malentendido” sobre el imperativo categórico.

Jacinto Rivera de Rosales: La razón práctica kantiana.
1. De la razón teórica a la razón práctica.
2. Deseos e inclinaciones.
3. Libertad y razón práctica.
4. La universalidad de la razón práctica.
5. Razón práctica y limitación.

Guillermo Valverde López: Kant y la figura moderna de lo práctico.

Soledad García Ferrer: El problema de la felicidad: lo que ya desde siempre quedó fuera del rigorismo kantiano.

Felipe M. Ignacio Silvero: Moralidad y Eticidad. Sobre el análisis hegeliano acerca de la conexión entre la ética kantiiana y el Terror revolucionario.
1. El punto de vista de la moralidad.
2. La debilidad de la moralidad.
3. Lo que el punto de vista moral trae al mundo: el mal.
4. Uso práctico de la razón y terror revolucionario.

Carlos Fernández Liria: Capitalismo e Ilustración. La mancha pútrida y la astucia de la razón.

Carlos Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero: Independencia civil y capitalismo. Sobre el sustrato republicano común a Kant y Marx.

Tercera parte. LIBERTAD, SUBJETIVIDAD Y MAL

Guadalupe González Diéguez: La virgen roja, el ateo virtuoso y las tentaciones de la inversión.
1. La “anomalía”.
2. La gravedad y la gracia en Weil.
3. La gravedad en Spinoza.

Eduardo Cañas Rello: Ética e identidad: en torno al tema de la “banalidad del mal” en Hannah Arendt.

Fernando Merodio: Deleuze y la idea de actividad: el hábito y el territorio.
1. El espacio de la acción.
2. El hábito.
3. El territorio.
4. Hacia la idea de actividad.

Jesús González Fisac: Decir verdadero y libertad en Platón (un análisis desde Foucault). El gobierno de uno mismo, la memoria y la muerte como instancias parresíacas contra la mímesis del alma.
1. Retórica y libertad. Foucault y la filosofía griega.
2. El análisis foucaultiano de la parresía. Éthos y fenomenología del sujeto de enunciación.
3. La parresía como anti-mímesis del alma en Platón. La mímesis y la constitución del sí mismo.
4. Heautocratismo y mímesis del alma. La indomeñabilidad del tiempo y la experiencia de sí.
5. Memoria y dominio de uno mismo.
6. La muerte como cesura y elusión del futuro.
7. Cuidado de uno mismo y prácticas de sí.

Emma Ingala Gómez: Proyecto de una Crítica de la conciencia. Jacques Lacan desde la perspectiva de la filosofía trascendental.
1. Lacan y la filosofía: la cuestión del sujeto.
2. Ontología lacaniana y filosofía trascendental: simbólico, imaginario, real.
3. De los tres registros a la acción: el seminario sobre La carta robada.

Entrevista (youtube): H. Arendt, “Un certain regard” (1973)

01/10/2010 2 comentarios

Artículo (html): H. Arendt, “Martin Heidegger, octogenario”

04/07/2010 2 comentarios

Por seguir un poco la senda de la anterior entrada, la de Arturo Leyte sobre Holzwege, aquí tenéis un artículo de Hannah Arendt sobre Heidegger, escrito a propósito de su 80 cumpleaños.

No es, pues, la Filosofía de Heidegger, sobre la que uno se puede preguntar, con razón, si es que siquiera existe (como se lo ha preguntado Jean Beaufret), sino el pensamiento de Heidegger, lo que ha determinado tan decisivamente la fisonomía de nuestro siglo. Este pensamiento tiene una única cualidad que solo a él le atañe y que, si se quisiera mostrar y captar al nivel del lenguaje, está en el uso transitivo del verbo «pensar». Heidegger no piensa nunca «sobre» algo, sino que piensa algo. En esta actividad totalmente no contemplativa se sumerge en la profundidad, pero no para descubrir o sacar a la luz en esta dimensión -de la que se pudiera decir que, de esta manera y con esta precisión, no estaba antes descubierta en absoluto- ningún fundamento último y asegurador, sino (permaneciendo en la profundidad) para abrir caminos y poner señales de caminos. (Este es el título de una colección de textos de los años 1929-1962.) Este pensamiento puede imponerse tareas y puede tratar de «problemas»; naturalmente, siempre tiene algo específico de lo que precisamente se ocupa o, más exactamente, por lo que es puesto en marcha; pero no puede decirse de él que tiene una finalidad. Es activo de manera incesante, y el mismo abrir caminos sirve más bien para la apertura de una dimensión que para que esta prevenga de antemano o alcance una finalidad. Los caminos pueden ser tranquilos caminos del bosque (según el título de una colección de ensayos de los años 1935-1946), que, precisamente porque no llevan a ningún sitio que está fuera del bosque y «acaban en lo que no es frecuentado», son incomparablemente más idóneos para el que vive en el bosque y se siente en él como en su propia casa, que las esmeradas y cuidadas calles de problemas por las que corren las investigaciones de los filósofos profesionales y de los que, también profesionalmente, se dedican a las Ciencias del Espíritu. La metáfora de los «caminos del bosque» acierta en algo muy esencial, pero no solo, como parece, en el sentido de que alguien ha ido a parar a un camino que no continúa, sino de que alguien, como el leñador, cuya ocupación es el bosque, va por caminos que él mismo abre; de tal manera que este abrir no pertenece menos a su ocupación que el talar los árboles.

Artículo (html): Hannah Arendt, Martin Heidegger, octogenario.
En: Revista de Occidente, Madrid, nº 84, pp. 255-271.

A %d blogueros les gusta esto: