Inicio > Aristóteles, Artículos, Grecia > Artículo (pdf): T. Calvo Martínez, “La teoría hilemórfica de Aristóteles y su proyección en el De Anima”

Artículo (pdf): T. Calvo Martínez, “La teoría hilemórfica de Aristóteles y su proyección en el De Anima”

Artículo de Tomás Calvo Martínez de 1968 donde investiga la teoría hilemórfica de Aristóteles, intentando devolverla su “sentido original” frente a las continuas elaboraciones de la tradición, remitiéndola a su surgimiento dentro de la esfera del arte y del habla humanos.

Junto a la teoría de acto y potencia –y mucho más aporética aún en el “corpus”– se encuentra la teoría hilemórfica. El hilemorfismo es horizonte fundamental para el “De Anima”, porque el viviente y el hombre, al igual que el resto de las sustancias corpóreas, son interpretadas por Aristóteles hilemórficamente: son sustancias “com-puestas”.
Pero la teoría hilemórfica, tal cual se nos ofrece en la obra aristotélica debe ser reconquistada respetuosamente una y otra vez por el historiador para devolverla a su sentido original. La tradición, en efecto, que pesa sobre el pensamiento de Aristóteles. ha oscurecido grandemente su significación primigenia. Claro que, bajo el nombre de tradición, incluimos aquí una serie de fenómenos históricos entre los que cabría destacar: la mediatización de la lectura de Aristóteles por el pensamiento de los aristotélicos –sobre todo la Escolástica cristiana y en especial el Tomismo–. La latinización de Aristóteles, en este punto grandemente desafortunada, al dejarnos exclusivamente la palabra “forma” como traducción sin matices de –al menos– las palabras griegas morphé y eîdos. La obsesión de los aristotélicos por localizar la célebre “materia prima”. La “cosificación” misma de materia y forma. La pérdida del surgir originario de la teoría, que se encuentra no en una pura especulación sobre el mundo, sino en dos actividades humanas: el arte –téchne– y el habla.

Artículo (pdf): Tomás Calvo Martínez, La teoría hilemórfica de Aristóteles y su proyección en el De Anima.
En: Lógos. Anales del Seminario de Metafísica 3 (1968), pp. 11-25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: