Inicio > Artículos, Marx, Modernidad > Artículo (pdf): L. S. Villacañas de Castro, “Marx y el ejemplo (sobre los límites de la racionalidad científica capitalista)”

Artículo (pdf): L. S. Villacañas de Castro, “Marx y el ejemplo (sobre los límites de la racionalidad científica capitalista)”

Artículo de Luis S. Villacañas de Castro donde analiza la racionalidad científica propia de la economía capitalista, relacionándola con la metodología científica moderna, para después mostrar las deficiencias que un análisis como el marxiano detecta en esa racionalidad, que exige, siguiendo su propia lógica, exceder el ámbito de lo matematizable y lo experimentable para desarrollar completamente la noción de cientificidad que maneja. El valor, en el análisis de Marx, y la libido, en el de Freud, aparecen así como conceptos que rebasan esa racionalidad capitalista yexigen un paso más al pensamiento científico.

Ahora bien, si queremos comprender verdaderamente la índole de esta discusión, hemos de insistir en el hecho de que el marxismo y el psicoanálisis entienden esta insuficiencia teórica de la sociedad burguesa como un obstáculo en el avance de la cientificidad. Esto es, lo específico del marxismo y del psicoanálisis radica en que su discusión acerca de la racionalidad o la no-racionalidad del capitalismo equivale siempre al problema de los criterios adecuados para hacer ciencia. Se trata de algo exclusivo de ellos, que sirve para distinguir sus críticas de las que sobre el capitalismo vierte cualquier visión tradicionalista del mundo: nacionalista, religiosa, comunitaria, etc. Pues si escuchamos cuidadosamente lo que estas últimas quieren decir, nos percatamos de que la censura que dirigen a la economía de mercado se hace acompañar de la férrea demanda (no siempre explícita) de que sus respectivos fundamentos nacionales, religiosos, éticos, etc., primen sobre aquello que de científico tiene el capitalismo 2. A veces, tratan de hacer pasar sus principios tradicionales por científicos (en el caso del racismo o de ciertos nacionalismos, por ejemplo, cuando aspiran a justificarse desde la biología), aunque no es lo habitual. Antes bien, en la mayoría de ocasiones, llegado un punto no tienen reparo alguno en declararse abiertamente anti-científicas. Así, critican al capitalismo por ser demasiado científico, mientras que el marxismo y el psicoanálisis lo valoran solamente en la medida en que lo es, y lo critican porque no lo es suficientemente. Marxismo y psicoanálisis quieren más ciencia de la que la sociedad capitalista puede ofrecer, y justifican sus propios aportes novedosos en la medida en que sus descubrimientos significarían un progreso en la racionalidad científica occidental.

Artículo (pdf): Luis S. Villacañas de Castro, Marx y el ejemplo (sobre los límites de la racionalidad científica capitalista).
En: Isegoría, nº 44 (2011), 89-114.

Resumen: Este artículo pretende explicar: 1) qué modelo de racionalidad científica (con qué exigencias y qué postulados) subyace a la comprensión capitalista de la economía; 2) por qué ese modelo resultaría insuficiente para gestionar la realidad económica que Marx descubre —un descubrimiento (el de Marx) que implicó, de forma coherente, aportaciones adicionales a ese esquema de racionalidad; y, por último, 3) por qué el psicoanálisis de Sigmund Freud ocuparía, respecto a la racionalidad científica capitalista, un lugar similar al de la aportación marxiana.

Palabras clave: Racionalidad científica, capitalismo, crisis, marxismo, psicoanálisis.

Abstract: The following article aims at explaining 1) which exactly is the model of cientific rationality involved in the capitalist comprehension of economy; 2) why is this model deficient in managing the economic reality Marx discovered —a discovery (Marx’s) that necessarily contributed new factors to the western model of scientific rationality; finally, 3) why may Sigmund
Freud’s psychoanalysis hold, vis-à-vis capitalist scientific rationality, a similar place to the one enjoyed by Marx’s theory.

Key words: Scientific rationality, capitalism, crisis, Marxism, psychoanalysis.

  1. Maclio Hidalgo
    12/03/2012 a las 02:33

    Luego,el Capitalismo no pretende fomenta en Chile,LA INDUSTRIA NACIONAL DEL LITIO?,
    y de acuerdo a eso,el capitalismo no quiere ciencia.,por lo tanto seguiremos siendo el huerto trasero del mundo!!!!!

    • 12/03/2012 a las 14:49

      Ummmm, no entiendo muy bien a qué te refieres, Maclio. El artículo no habla de que el capitalismo no quiera ciencia, sino de que el modelo científico del capitalismo es rebasado por el que puede verse en la obra de Marx o de Freud.

  2. Lucho
    12/03/2012 a las 05:29

    O sea que el marxismo siempre el sacro ungüento que todo lo santifica. Por Dios, a estas alturas con esa idiotez. Aunque hay que reconocer que esta vez le dieron un puestecito o la administración del purgatorio comunista a los psicoanalistas. ¡Pero al cielo solo se va con la hoz y el martillito! La verdad, al principio da ganas de reír todo esto, pero al final es triste que intelectuales que saben escribir y se ve que pueden tener capacidad insistan en vender su alma a una visión del mundo tan mezquina como la del marxismo.

    • 12/03/2012 a las 14:54

      Amigo Lucho, no entiendo la relación de tu comentario con el artículo. La relación concreta, quiero decir; obviamente, la relación tan abstracta de “este artículo va de marxismo” y “odio el marxismo” sí que se ve. En cualquier caso, te recomiendo que le eches un vistazo al artículo, por si quieres discutir algún punto concreto de la argumentación. Este blog tiene una vocación filosófica que no quisiera que se perdiera en los comentarios, poniéndonos a hablar de visiones del mundo y cosas así, que no tienen nada que ver con lo que en el artículo comentado se plantea.
      Un saludo.

  3. Luis S. Villacañas de Castro
    27/03/2012 a las 23:23

    Hola, he explorado el blog en busca de algún e-mail de contacto, que no he encontrado (aunque sí muchas sugerencias filosóficas muy interesantes). Soy el autor del artículo, y quisiera agradecerte el eco que te has hecho de él en este blog, señal de que en algo te ha interesado. Además, por tus respuestas a algunos comentarios, se aprecia que ese interés ha ido acompañado por el entendimiento de su premisa fundamental. Un saludo cordial, LUIS

    • 27/03/2012 a las 23:58

      Hola Luis, gracias por el comentario y, pos supuesto que un placer haberte leído. Estaré al tanto de otras publicaciones tuyas. Sobre lo del contacto, me desanimas porque puse una pestaña que manda hacia información de contacto y tal, pero en fin, esta es otra vía de contactar, cómo no. Un saludo y gracias de nuevo por sentirte aludido.

    • Maclio Hidalgo
      28/03/2012 a las 01:30

      Luis,ese articulo es un poco denso para el que no conoce los autores que se aluden,pero algo me dice que el capitalismo no desarrolla la ciencia,mas se aprovecha del conocimiento cientifico.

      • 28/03/2012 a las 13:40

        Bueno, creo que la cuestión sería mejor formularla en términos de si la crítica marxiana a la economía política burguesa es coextensible al resto de “ciencias” y a la racionalidad científica en general. Igual con Freud, claro. Y ojo, no creo que del artículo se desprenda que el capitalismo es algo primero, que produce la ciencia después. Yo me decantaría por entender estos dos “fenómenos”, digo la economía capitalista y la racionalidad científica, como aspectos de lo mismo; ahora bien, si por “capitalismo” se entiende algo así como “época moderna” o “época burguesa”, ya es otro asunto, porque hay hablamos de una cierta estructura, que puede tener diferentes realizaciones.

  4. Luis S. Villacañas de Castro
    28/03/2012 a las 15:19

    Hago un resumen del artículo, en lo tocante al marxismo: Lo que defiendo en el texto es que la actividad científica es anterior al capitalismo, si por actividad científica entendemos una actividad regulada por un método experimental y por una cálculo lógico-matemático. ASí la describe el positivismo. El capitalismo se caracterizaría por aplicar estos dos principios a la obtención de ganancia que resulta del intercambio económico. Como consecuencia de esto, la ciencia así entendida sobrelleva una expansión desconocida hasta entonces. La racionalidad científica se vuelve con ello dominante en la sociedad, y no solamente en la producción económica. Pero esto no significa que no haya ciencia más allá del capitalismo. La hay precisamente porque el método experimental y el cálculo lógico-matemático no permiten, por sí solos, un conocimiento científico de todo el proceso productivo, ni a la postre de la sociedad. Esa sería la aportación específica del marxismo, hecha posible a partir de la unidad metodológica “valor”. El capitalismo logra ser científico en lo que a la mera producción de valores de uso se refiere –de todos los valores de uso excepto de uno: “la fuerza de trabajo”, presente en la producción de todos los demás. Y es que desde el mero método experimental y el cálculo lógico matemático no hay manera de calcular de forma ajustada cuánto valor produce un trabajador en cierto tiempo, y por lo tanto restituirle el equivalente a este valor en forma de salario. El desequilibrio entre lo que los trabajadores producen y el valor-salario que reciben a cambio (desequilibrio que da lugar a la plusvalía), como sabéis, es la causa de las crisis de sobre-producción capitalista, según la teoría marxista: el que no haya demanda solvente. El capitalismo desconoce este desequilibrio puesto que considera que éste se neutraliza en el juego entre la oferta y la demanda de fuerza de trabajo –lo cual no es cierto. En realidad, el marxismo asegura que este cálculo es imposible, pero no así la restitución. El valor producido se puede restituir si se toma como punto de partida la clase, y no el trabajador individual. La solución consiste en que los medios de producción pasen a manos de la clase de los trabajadores. De esta manera todo el valor que éstos produzan (aunque sea más de lo que en principio se les devuelve en la forma de salario) podrá en ser restituido por otros medios, y no ser apropiado por una clase diferente, que es lo que ocurre en la sociedad capitalista. Esto es: aunque los trabajadores generen plusvalía durante su jornada de trabajo, ésta después puede ser devuelta a ellos, o puesta a su disposición de la manera que lo deseen. A sí se evita el cortocircuito de la sobre-producción y la demanda insolvente; así se evita el problema de las crisis capitalistas.

    • Maclio Hidalgo
      28/03/2012 a las 16:51

      La demanda insolvente se evita si los trabajadores como dueños de su producto,se autorregulan,o sea producen menos.
      Luego,hablando de un pais x .propietario de un metal raro.,con demanda mundial.Puede este pais desarrollar una industria propia?.
      Es necesario legislar en un marco de economia mixta?.
      Por que lo que realmente interesa es producir y vender,repartiendo con justicia el producto.

      • 29/03/2012 a las 12:32

        Supongo que sigues con lo del litio y Chile. Lo que contestaría yo es que la pregunta sería entonces si eso de la autorregulación de los trabajadores (o el socialismo, o el comunismo, como se quiera llamar) es viable a nivel nacional o es sólo posible a una escala internacional. No olvidemos que esta última escala es en la que opera el digamos enemigo frontal de esa autorregulación, es decir, el mercado capitalista.

      • Maclio Hidalgo
        29/03/2012 a las 17:09

        Yo pienso que lo viable en este caso es tomar en cuenta al legislar,todos lo que existe y a partir de ahi mejorar las cosas.La regla de oro es el consenso. ,para desarrollar pronto una industria que requiere ciencia.o sea convenios con naciones del asia u otros.
        En el reparto del producto debe haber justicia!!.

  1. 22/03/2012 a las 13:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: