Inicio > Artículos, Grecia > Artículo (pdf): A. Míguez Barciela, “Acerca del comienzo de la Odisea”

Artículo (pdf): A. Míguez Barciela, “Acerca del comienzo de la Odisea”

Artículo de Aída Míguez Barciela que interpreta el comienzo de la Odisea, extrayendo de él una lectura del conjunto del poema en la línea de su interpretación de la Iliada (basada a su vez en las tesis de Felipe Martínez Marzoa sobre los géneros poéticos griegos). Se da, asimismo, una interpretación del papel de la “telemaquiada” en el conjunto de la obra, así como de la necesidad del “retorno” de Odiseo al oîkos y la vinculación de éste con las mujeres. Transcribo la “acotación final”:

Odiseo ocupaba ya en la Ilíada un lugar no central pero sí prominente entre los mejores del ejército aqueo. Sus esfuerzos en Troya los dedica ante todo a garantizar el éxito de la empresa común, lo cual implica lealtad para con la comunidad, o sea, mantenerse fiel a su representante (por eso deshace sus pasos y vuelve con Agamenón aunque inicialmente había partido con Néstor, según el relato de este último en la Odisea).
A la vez, ya ese poema lo presenta como alguien capaz de aportar soluciones en momentos de dificultad. Es Odiseo quien detiene a los aqueos huyendo en desbandada; es él quien llama al orden de la vida cuando Aquiles actúa desde las prerrogativas de la muerte. Parecido a Néstor en su sobriedad y capacidad de mediación en los conflictos, pero sin la facilidad ni el pesado anclaje en el pasado, Odiseo es la figura que (a diferencia de Agamenón, famoso líder de ejércitos) tiene la casa de su parte y (a diferencia de Aquiles, hijo brillante de una diosa) vivirá una vida larga hasta el final de la vejez.
Odiseo no malogra su figura. No en vano el poema incorpora al final, una vez que la indefinición ha quedado superada, un makarismós no sólo del alma de Aquiles, sino también del propio Odiseo.25 Es entonces cuando comprendemos que la lucha por el retorno era una lucha por el alma, pues sólo con el cierre es posible la visión de conjunto, la irrupción del sentido, la constitución del alma.
«¡Estrella de la tarde! Todo cuanto la brillante aurora ha dispersado tú lo traes…» (Safo, fr. 104 LP). En la mañana, las cosas se separan y siguen cada una su camino; la tarde las junta de nuevo y las devuelve a su lugar. La Odisea, el canto del retorno, es también el canto de la tarde: la visión de cómo lo disperso se reúne.

Artículo (pdf): Aída Míguez Barciela, Acerca del comienzo de la Odisea.
En: Myrtia, nº 26 (2011), pp. 11-26.

Resumen: Observamos de qué manera la indefinición de la figura de Odiseo constituye el punto de partida para cantar su retorno a casa, retorno con el cual se establece su figura dentro del contexto de la perspectiva post-Troya peculiar a la Odisea. Un examen de ciertos aspectos de la visita de Atena a Telémaco en el canto primero así como de la reunión de la comunidad itacense en el canto segundo forma asimismo parte del interés de este estudio.
Summary: This paper attempts to show how the undecided situation of Odysseus constitutes the starting point to sing his homecoming, considering that return (nostos) establishes the overall figure of each hero in the context of the specific post-Troja perspective of the Odyssey. I also undertake an analysis of certain important aspects of Athene’s visit to Telemachus in the first book as well as of the community meeting in the second book.
Palabras clave: Alma, retorno, reunión, sentido, viaje.
Keywords: Meeting, return, sense, soul, wanderings.

Anuncios
  1. 10/02/2012 en 07:08

    Y La Odisea es una historia plena de matices, de experiencias universales y de lecciones a considerar.

  2. JUAN RICO AZORIN
    03/03/2013 en 20:12

    La verdad es que soy un “enamorado” de Aida. La noto en cada uno de sus artículos, destilando cerebro, pero también un punto de sensibilidad-sensualidad. Lo que ha escrito sobre los griegos ha sobrepasado con mucho las expectativas que tenía sobre el estudio
    de estos. Desde luego la influencia de Marzoa es abrumadora, pero no le quita mérito.
    Pero seamos sinceros, este último artículo me ha parecido un tanto flojo y que ha entrado
    en un periodo de “bajón”.Me parece que el esfuerzo que ha hecho ha sido muy fuerte.
    Además, en este país la inteligencia -me refiero a la “inteligencia”- está considerada una enfermedad, y no precisamente una enfermedad sagrada.
    En cambio, hay Catedráticos, que he visto en una Conferencia sobre Marx, que se han permitido el lujo de comportarse como un borracho y un animal y amenazar a un alumno
    con suspenderlo más o menos porque no quería traerle un cubata.
    Y desde luego, deja muy claro lo que hace: “Dejar de pensar”

    Juan Rico Azorín

  1. 22/03/2012 en 13:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: