Inicio > Arendt, Artículos, Contemporáneos > Artículo (pdf): T. Valladolid Bueno, “El valor de juzgar de Hannah Arendt”

Artículo (pdf): T. Valladolid Bueno, “El valor de juzgar de Hannah Arendt”

Breve artículo de Tomás Valladolid Bueno donde se resume el punto de vista de Hannah Arendt sobre la “falta de juicio” de su época y donde se subraya la actualidad del problema, emparentado con la necesidad de restaurar espacios para la libertad y la política frente a una interpretación de la libertad que la segrega de esa esfera, remitiéndola a una anterior y más oculta.

Arendt estaba convencida de que el hombre moderno era un ser que se encontraba arrojado contra sí mismo e incapaz de orientarse en las cosas mismas (Arendt, 1964, 107–108). En realidad lo que Arendt consideraba como acontecimiento digno de tenerse en cuenta era que el hombre moderno estaba tan afectado en su capacidad de pensar, que había visto afectada otra facultad que, sin ser idéntica a la del ejercicio del pensamiento, estaba relacionada con ésta: la facultad de juzgar. La problemática consistía en que los hombres tienen el juicio en los talones, es decir, que observan y reflexionan con los pies; por lo cual, aquellos actos que requerían ser valorados en el marco del bien y del mal, de lo correcto o incorrecto, pasaban a una especie de tierra de lo neutro donde quien lleva las riendas es un tipo de movimiento político específicamente ideológico en el que la política cede su lugar a la historia, el juicio al prejuicio y la acción al proceso. Este movimiento ideológico se caracteriza, según Arendt, por la convicción de que la libertad del hombre debe ser sacrificada al desarrollo histórico. Algo decisivo en esta situación, en la que los hombres caminan con el juicio en los pies, es que la libertad no se localice ni en el hombre que actúa y que se mueve libremente ni en el espacio que surge entre los hombres, sino que se transfiera a un proceso que se realiza a espaldas del hombre que actúa, y que opera ocultamente, más allá del espacio visible de los asuntos públicos (Arendt, 1997, 72). En efecto, cuando el espacio público se convierte en flujo, cuando lo político en tensión se resuelve en mero proceso que discurre, entonces el mero discurrir puede convertirse en ajeno o extraño a los habitantes de la polis.

Artículo (pdf): Tomás Valladolid Bueno, El valor de juzgar de Hannah Arendt.
En: Claves de Razón Práctica, 218.

  1. profe
    • 19/02/2012 a las 17:55

      Muy interesante el video. Le echaré un vistazo.
      Un saludo y gracias por el aporte.

  1. 22/03/2012 a las 13:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: