Inicio > Grecia, Libros > Libro: F. Martínez Marzoa, “La cosa y el relato. A propósito de Tucídides”

Libro: F. Martínez Marzoa, “La cosa y el relato. A propósito de Tucídides”

Libro de Felipe Martínez Marzoa del año 2009 que se encuadra dentro de su investigación sobre los «géneros poéticos» de la Grecia Antigua. Ello es lo mismo que decir que se compagina con una serie de libros que muchas veces aportan el contexto que este libro no puede detenerse a desarrollar. El primero de ellos, prescindiendo de la Historia de la filosofía antigua (la de Akal, de 1995), sería Ser y Diálogo (1996), donde se analiza la forma «diálogo» de un modo aislado. No será hasta El saber de la comedia (2005) donde se desarrollará más sistemáticamente la noción de «género poético» y su «historia» (el primer capítulo de este libro, sin embargo, se publicó en el año 2000 como artículo: «Hacia una hermenéutica de los géneros poéticos griegos»), a la vez que se tratará de pensar el papel de la «comedia ática antigua» dentro de esa historia. Al año siguiente, el 2006, El decir griego presentará de un modo más concreto los «capítulos» (éposmélos-tragedia) de esa historia, analizando textos homéricos, de Píndaro o de Esquilo. Muestras de Platón (2007), por su parte, abundará en la interpretación del diálogo desarrollada anteriormente, conectándola con los análisis posteriores. En este contexto, La cosa y el relato supone una incursión en un terreno bien distinto, en la historíe, y el intento de pensar bajo el supuesto de los «géneros poéticos» una forma tan aparentemente no-poética como es la «prosa» de Tucidídes. El libro no se detiene aquí, por lo demás, y contiene cuatro capítulos más sobre el «relato en prosa» post-griego, donde se esboza una interpretación de El ruido y la furia de Faulkner (cap. 17), se analiza cierto aspecto de la obra de Jane Austen (cap. 18) y se desarrolla una conexión entre el Amadís y el Quijote, a la vez que la relación de éste con la Galatea (cap. 19 y 20).

Quizá el conjunto de lo hasta aquí dicho ayude a entender por qué la historíe, tal como Herodoto emplea la palabra (es decir: tal como ésta en efecto es en griego, cfr. capítulo 1), vale no sólo como una caracterización que Herodoto puede con toda razón hacer de su propio trabajo, sino también como el nombre para algo parecido a un género. Como ya otras veces se ha expuesto, la problemática de un decir que sería relevante en su misma condición de decir, problemática a la que de nuevo hemos aludido en el capítulo precedente, se despliega en una secuencia de géneros (básicamente éposmélos-tragedia), y el hecho de que un género tenga una definición que abarca de manera consistente planos para nosotros diversos (como –según el caso– el ritmo, la melodía, el gesto, el movimiento) tiene que ver con que no pueda darse por supuesta una dimensión específica que fuese la del decir; lógos, referido a una oda de Píndaro o a una tragedia, se refiere a todo ello como a una sola cosa, no a las «palabras» que además tuviesen un ritmo y a las que se añadiese una melodía, un gesto y un movimiento. En este marco (en él, no fuera de él) la historíe tiene un papel peculiar: habita ese espacio uniforme de la pérdida, el desarraigo y la abs-tracción del que hemos visto que se genera en la pretensión de relevancia del juego que siempre ya se está jugando. De ahí no sólo el carácter de peregrinaje que tiene la historíe de Heródoto, sino también, concertando con tal carácter, la opción por la no fijación de ritmo, melodia, gesto o movimiento. Esta opción no es en manera alguna una situación previa y por así decir más elemental con respecto a uno u otro ritmo, etcétera, determinados; por el contrario, tratándose de un decir relevante, esa no fijación es algo más tardío y sofisticado, y es tan distinta de la mera ausencia de cuidado (digamos: del decir cotidiano y no cualificado) como de la ulterior (no anterior a comienzos del Helenismo) prosa tética o enunciativa, a la que es inherente ser el «no género» o el «decir cero» desde el cual se entenderá entonces lo que entonces pueda entenderse de los géneros.

Libro: Felipe Martínez Marzoa, La cosa y el relato. A propósito de Tucídides.
En: Abada, Madrid, 2009. 132 págs.

Contraportada: ¿Como qué hay que tomar el texto de Tucídides? La cuestión se aborda aquí, en primer término, en el marco de la discusión acerca de los «géneros» del decir relevante griego. ¿Por qué hay un momento en que la tarea del decir relevante es la de relatar cierta guerra y qué tienen que ver con ello las características «formales» que entonces asume ese decir? La pregunta se desarrolla por la vía de la exégesis del propio texto. La averiguación de cómo llega a ocurrir que el decir relevante tenga la forma del relato en prosa arroja luz también sobre las raíces del propio relato en prosa como obra bella.

Índice:

1. Escribir la guerra, I.
2. Escribir la guerra, II.
3. De isonomía a demokratía.
4. Lógos y érgon, I.
5. Lógos y érgon, II.
6. Demokratía y democracia.
7. La difícil katestramméne.
8. Lógos y érgon, III.
9. La peste.
10. Más sobre la tiranía.
11. Contrapunto romano.
12. El debate «melio».
13. La etapa Alcibíades.
14. El gran cambio.
15. En torno a Antifonte.
16. Tránsito.
17. El relato del idiota.
18. Integrity.
19. Sin Tiempo.
20. Señales para una continuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: