Inicio > Artículos, Grecia, Platón > Artículo (pdf): J. Lorite Mena, “El Parménides de Platón, ¿parricidio o suicidio?”

Artículo (pdf): J. Lorite Mena, “El Parménides de Platón, ¿parricidio o suicidio?”

Artículo de José Lorite Mena donde puede leerse, sintetizada, su interpretación del Parménides platónico como diálogo autorreferencial donde el platonismo se fundamenta a sí mismo. Las tesis del artículo son desarrolladas pormenorizadamente en el libro del mismo autor El Parménides de Platón. Un diálogo de lo indecible (FCE, Bogotá, 1985).

Así, la primera parte del diálogo, ese espacio en que se producen y desencadenan las dificultades cotnra el platonismo, es la prueba imprescindible para que el platonismo pueda ser totalizante, para que su posibilidad y la posibilidad de la filosofía coincidan. De tal forma que, paradójicamente, el primero y mejor objetor que ha tenido el platonismo, tanto por la calidad como por la cantidad ajustada de las dificultades a la teoría de las Ideas, ha sido el propio Platón. Pero la paradoja sólo tiene significado en la medida en que es descompuesta y las objeciones son absorbidas en la coherencia del platonismo, en la medida en que se muestra que mantener esas objeciones conduce a la imposibilidad de pensar. Esta es la función de la segunda parte del Parménides, el espacio donde se despliegan las hipótesis. Lógicamente, en este espacio hipotético, los posibles del pensamiento deben coincidir con su realidad platónica, es decir, con el tejido (textus) del diálogo. Y en esta coincidencia, las nueve hipótesis, o esa gran hipótesis procesiva con mueve momentos de continuidad, pierden su carácter hipotético y se convierten en lo real. Ahí, entonces, el texto sólo puede remitir a sí mismo. Las hipótesis sólo se mantienen en una reserva condicional mientras el proceso probatorio no está concluido y aún es posible pensar que podría existir una posibilidad de pensamiento fuera del recinto que ellas mismas van marcando. Pero en el momento en que el proceso concluye -en el momento en que Platón puede sintetizar en una frase resolutoria todo el proceso hipotético: “de que lo Uno exista o no exista depende que él y los otros, en su relación consigo mismos o en su relación mutua, todos ellos, sean todo y no sean nada, parezcan todo y no parezcan nada”-, en ese momento, el platonismo se ha hecho necesario como totalidad: ha absorbido todas las posibilidades del pensamiento filosófico. Por eso el Parménides debe concluir -y por eso es el único diálogo platónico que concluye unificando en la necesidad todas las sinuosidades de su recorrido-; los demás diálogos terminan, no concluyen -sólo son probables, no necesarios. Ya, cuando concluye el Parménides, no hay exterioridad, ni variabilidad, ni imprevisibles, ni dificultades. Lo posible coincide con lo necesario. Zeus se ha tragado a Metis.

Artículo (pdf): José Lorite Mena, El Parménides de Platón, ¿parricidio o suicidio?
En: Δαιμων. Revista de Filosofía, nº 4 (1992), p. 5-17.

Abstract: El Parménides constituye el momento en que el pensamiento de Platón se repliega sobre sí mismo para considerarse como totalidad auto-referencial y, al mismo tiempo, el primer momento en la historia occidental en que una teoria se constituye como sistema. Ambos aspectos determinan la estructura interna de este diálogo.

Anuncios
  1. Juan Carlos Iglesias
    22/07/2011 en 04:58

    Lo uno es la totalidad.Lo múltiple es la diferencia.No hay contradicción.Hay dialógica.El mal de estos tiempos es sostener la multiplicidad,como rasgo que define a la objetividad.La unidad ha estallado en infinidad de fragmentos.
    Pero prefiero las consecuencias que trae la multiplicidad..Nos hace más hospitalarios.
    Lo uno lleva a identidades que desconocen lo otro.

  2. Gerardo Matía
    26/08/2014 en 16:24

    Hay un detalle que ayuda entender correctamente el Parménides: ¿por qué en el diálogo se plantean 8 hipótesis y no 4? (es lamentable tanto esfuerzo baldío a lo largo de 300 páginas para defender que son 9 las hipótesis). Lo uno puede ser contemplado como cosa, que es o no, pero también como cualidad o propiedad, sea o no sea. Cuando es considerado cosa, tanto si es como si no es, las consecuencias son absurdas. No así cuando es tenido por propiedad, sea o no.
    Gerardo Matía
    matia333@yahoo.com

  1. 19/11/2010 en 05:16
  2. 04/03/2011 en 11:34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: